viernes, 26 de enero de 2018

13i.cl en la ruta de la inteligencia artificial

Es una nueva plataforma online de Canal 13-Chile.
En www.13i.cl se ha incorporado la categoría temática de inteligencia artificial como una de las seis principales secciones de la plataforma online.
Es un tema que está considerado actualmente como uno de los campos del conocimiento y de la investigación que está generando impactos disruptivos y transversales prácticamente en todos los ámbitos de la vida diaria, desde la salud hasta los negocios.

Hace más de 30 años, Canal 13 presentó en su Serie MUNDO 86, de reportajes científicos y tecnológicos realizados por el periodista Hernán Olguín, los primeros laboratorios de inteligencia artificial en Japón, Europa y Estados Unidos, donde unos pocos  investigadores avanzaban con los primeros pasos y logros en este campo. En realidad, en la década de los años 80 había más inspiraciones que evidencias.
Eran los años iniciales de la revolución informática y de la tibia aparición de los computadores personales.

Hoy el panorama científico y tecnológico es muy distinto. Estamos en plena revolución industrial 4.0, en un mundo 2018, con miles de millones de computadores personales, en escritorios y en los bolsillos -en modalidad de smartphones- interconectados a través de la red global Internet y con una capacidad de procesamiento de datos e información jamás imaginada a fines del siglo pasado.

La inteligencia artificial hoy se expande a velocidades, literalmente, exponenciales y -en muchos casos- preocupantes. Es una avalancha tecnológica que coloca, por primera vez en la historia de la humanidad, al ser humano frente a frente con máquinas que aprenden bien y aprenden rápido a hacer tareas que requieren aprendizaje y que hasta ahora eran dominio de personas con educación y con experiencia. Hoy existen médicos, ingenieros, abogados y periodistas que trabajan 24 horas al día, sin descanso y sin quejas. Son máquinas inteligentes. 

Hay algo muy importante para entender la vorágine tecnológica en curso. A comienzos de este siglo XXI, nació Watson, la plataforma de inteligencia artificial de IBM, que fue bautizada  en honor al nombre de la familia del fundador de la emblemática compañía informática.
De ahí en adelante, comenzó un ciclón tecnológico a nivel planetario, que está transformado el mundo desde su natural estado “analógico” al nuevo perfil “digital”. Las máquinas aisladas y repetitivas se tornaron en procesadores conectados y “smart”. Y ahora tenemos smart-phones, smart-speakers, smart-offices, smart-homes, smart-cars, smart-cites. Un nuevo mundo “smart”.

La inteligencia artificial cobija y conecta hoy a una creciente armada de conceptos y disciplinas tecnológicas que abren espacios de nuevos conocimientos, nuevas soluciones y nuevos desafíos.
Un nuevo glosario -casi siempre en inglés- que exige actualización permanente a los profesionales de todos los campos del saber: Big data, machine-learning, Internet of things, etc.
Además, ya nos anunciaron que una de las profesiones más importante de los próximos años es el Data Scientist, el científicos de los datos.

Para cerrar este comentario, y convencernos de que la inteligencia artificial ya salió de los laboratorios y llegó para quedarse e instalarse en las actividades rutinarias de nuestra vida, algunos ejemplos: los computadores de IBM ya han vencidos a los seres humanos en competencias de ajedrez y en concursos de preguntas y respuestas en la televisión. Ya salió el primer smart-phone de marca Huawei que se publicita con su característica distintiva de tener inteligencia artificial. También abrió su primera sucursal el supermercado dotado de inteligencia artificial, que no necesita cajeros porque los clientes eligen sus productos y se van, con la cuenta ya cargada directamente en sus smart-phones.

Y hay más. Ya nos anunciaron que la entrega de Premios Grammy de este año -que tiene entre sus figuras a las famosas Beyoncé y Rihanna, contará con la plataforma de inteligencia artificial Watson para analizar, en tiempo real, todo lo que suceda dentro del gran salón de la ceremonia, desde la "emoción facial" de las estrellas, hasta la selección de los mensajes, fotos y videos que los millones de fanáticos world-wide, publican online.
Inteligencia artificial, dos palabras; un gran tema....en desarrollo. 

martes, 16 de enero de 2018

NATPE Miami 2018: Novedades de Facebook Watch en presentación de Ricky Van Veen

* Las siguientes líneas son apuntes tomados durante el streaming de la Conferencia y Feria Internacional NATPE-Miami 2018.
______________________

Ricky van Veen es el director de Estrategia Creativa de Facebook. Su trabajo es vincularse y trabajar con compañías de medios para promover la producción de contenidos audiovisuales, incluyendo Live Video, para experimentar con nuevas propuestas y potenciar los formatos innovadores en Facebook Watch.


La nueva plataforma de videos de Facebook pretende competir directamente con YouTube y con los actores de la industria de la televisión.
Facebook Watch comenzó en agosto del 2017 en Estados Unidos como un servicio personalizado que permitirá a los usuarios descubrir nuevos shows en base a las preferencias de los amigos en la red social.
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, ha dicho que Facebook Watch puede ser una oportunidad para disfrutar una experiencia compartida y para reunir a personas que tienen los mismos intereses.
En información difundida por la BBC y Reuters se informó que Facebook firmó acuerdos con generadores de contenido noticioso y de entretenimiento enfocado en "millenials", como Vox Media, BuzzFeed, ATTN y Group Nine Media, con el fin de producir programas, tanto con guión, como un-scripted.
En comentarios de Ricky van Veen en NATPE 2018, con Facebook Watch están experimentando y aprendiendo sobre nuevos hábitos de usuarios y consumidores de contenidos online. Un ejemplo al respecto, son las discutidas duraciones que deberían tener los shows; así como los formatos publicitarios y de auspiciadores, en casos de pre-roll o mid-roll spots.

Una interesante referencia de van Veen fue la nomenclatura básica que usa Facebook Watch como guía de producción editorial para sus contenidos. Mencionó lo siguiente:
1. Activar comunidades que mantienen conversaciones en torno a contenidos en un contexto determinado.
2. Explorar formatos que permiten extender el consumo de contenidos por parte de las audiencias, más allá de lo que se estimaba hasta ahora. A las piezas de video con duración de menos de un minuto, agregar clips de tres minutos o más y shows de más de 30 minutos.
3. Crear hábitos de consumo con publicaciones regulares 
de contenido online, que también ayudan a  crear hábitos de conversaciones.
4. Promover la producción de contenidos que son creados con la fórmula de lo que en Facebook llaman "fábrica social": interacción, engagement y participación activa de las audiencias.

El director de Estrategia Creativa de Facebook, mencionó el show Skam, producido con mucho éxito en Noruega, que ha logrado captar la fidelidad de una audiencia de un millón y medio de participantes online, en un país que tiene 5 millones de habitantes. En esa producción se han aplicado nuevos conceptos, nuevas estrategias y nuevos estilos narrativos.
En lo que viene próximamente, Ricky van Veen, mencionó la sinergia entre Instagram y Facebook Watch, algo que es tema para otro post.





NATPE Miami 2018: cambios en la industria de la televisión

* Las siguientes líneas son apuntes tomados durante el streaming del primer Panel en NATPE Miami 2018: Cambios en la industria de la televisión.
________________________________

Propuesta del moderador del Panel para que los panelistas entreguen datos que respalden las narrativas.
Salir de este evento con información que se pueda usar, que sea útil.

Wall Street mirando los cambios en la publicidad.
El modelo publicitario cambia hacia plataformas digitales.
Hay tendencias en los avances tecnológicos en cuanto a consumo de contenidos en televisión.
La velocidad de los cambios en la industria: convergencia y competencia entre todos los actores como nunca antes. Disrupciones en la industria tradicional con actores tradicionales y nuevos actores.

Netflix no está ganando dinero.
La aceleración de los cambios exige grandes cantidades para inversión.
Como no hay todavía cambios regulatorios importantes, quedan espacios con ventajas competitivas para los 6 grandes de la industria de medios (Facebook+Apple+Microsoft+Amazaon+Netflix+Google).

Hay ganadores y perdedores en el nuevo ecosistema global de la industria digital de entretención.
Gran riesgo de dominio por los grandes competidores.
Las comunidades de audiencias globales cambiaron las reglas del juego.

Desde Wall Street la mirada es que hay visiones de corto y largo plazo. Hay casos de crecimiento muy acelerado en pocos años con poco aumento de valor de mercado en el mediano y largo plazo.

Para los medios de televisión tradicionales es fundamental tener una estrategia mobile, complementaria e integrada.

Un aspecto muy importante en el análisis de audiencia es observar cómo cae progresivamente el rango  de atención; cada vez hay menos capacidad de atención para contenidos de larga duración.

También es interesante analizar el fenómeno de límites en la cantidad de opciones de canales que la gente está dispuesta a ver. Rango más común es entre 5 canales y 12 canales. Se recuerda el ejemplo de las radios de FM en los autos y la selección de memorias que los auditores tienen seleccionadas. No más de seis emisoras.
_____________________

sábado, 6 de enero de 2018

Ikigai y la primera conversación de este Año Nuevo 2018

Hoy escribo en respuesta a una conversación que tuvimos con mi hermano Carlos y con un amigo, José Antonio Amunátegui, a la hora del desayuno, el primer día de este año 2018, mirando el mar desde una cabaña en Pichibudis, cerca de Iloca, en la Región del Maule.

Hoy escribo, también, porque me gusta escribir. Escribo para provocar y para compartir. Escribo para cumplir con una necesidad creciente y un compromiso definitivo que adquirí  -con lágrimas silenciosas- mirando las aguas y los volcanes de Puerto Varas, hace ya unos 18 meses.

Ahora escribo para superar las tentaciones y las distracciones y las confusiones, tan abundantes en este mundo que las redes sociales lograron achicar y contaminar, al punto que las minucias y las nimiedades aparecen como verdades grandes.

Después de tantos años de fascinación con el mundo occidental y sus atracciones tecnológicas-digitales, he descubierto lo que muchos ya sabían hace largo tiempo. Hay más profundidad, relevancia y trascendencia en el lado oriental del planeta.

Observo cada día con más sorpresa y satisfacción que las atracciones sensoriales-afectivas generan corrientes positivas a nivel intelectual y espiritual. Escuchar más que hablar. Hacer más que decir. Oler más que escupir.

Y así -después de buscar y buscar conceptos, casi todos en japonés- llegué al Ikigai.
De acuerdo con la cultura japonesa, todos tenemos nuestro propio Ikigai. Nuestra razón de ser. Nuestro sentido de la vida. Nuestra energía vital para saltar de la cama cada mañana y disfrutar el día.
Nuestros chispazos de pensamientos y de acciones naturales y espontáneas. 



Con el Ikigai presente cada día, en cada conversación -aquí y ahora- se riegan y crecen nuestras flores internas. Y, claro, se marchitan y se esfuman los murmullos tóxicos, tan recurrentes en estos tiempos de frivolidades materialistas y egoístas.

Nos ha costado como sociedad el paso del siglo XX al siglo XXI. Nos ha trastocado valores y principios. Ha puesto en jaque a los políticos con sus discursos obsoletos y sus partidos desconectados. Ha obligado a los economistas a revisar sus modelos y sus predicciones. Y por supuesto, ha desnudado a todos los expertos en encuestas de opinión pública. Los ciudadanos-consumidores de hoy no dicen todo lo que piensan, ni hacen lo que dicen.

En cuanto al mundo laboral y a las estructuras crujientes de organizaciones y empresas, mientras antes nos demos cuenta que las jerarquías serán reemplazadas por redarquías, mejor para todos. Para los antiguos jefes y para los disciplinados funcionarios que cumplen tareas repetitivas. Aprender a trabajar en red -conectados y comunicados- es el paso previo para luego, muy luego, aprender a compartir con robots. Será interesante la amalgama de la -supuesta- inteligencia colectiva de los seres humanos con la -amenazante- inteligencia artificial de las máquinas que están aprendiendo, muy rápido, a pensar y a hablar. 


Mientras tanto, en los vaivenes de las rutinas cotidianas, en reuniones de trabajo, o cuando leo el diario, o cuando veo las noticias, o cuando escucho a los comentaristas o cuando trato de seguir conversaciones online, prefiero dejar un momento para tomar un respiro profundo.

Es esa pausa en la prisa, la que ayuda a mantener el sentido de equilibrio, la serenidad Ikigai

Eso es, por hoy.
Mañana seguiré escribiendo...

Mario Boada